Estás aquí
Home > AMAmantar > ¡Tengo un pecho más grande!

¡Tengo un pecho más grande!

Todos tenemos un lado del cuerpo distinto al otro, sin embargo es algo prácticamente imperceptible, hasta que comenzamos a lactar.  A muchas nos ocurre que un pecho nos crece un montón y el otro no.  ¡Qué miedo! ¿Iremos a quedar así para siempre?  Pues afortunadamente, no.

 

¿Por qué ocurre?

Todos los bebés tienen un pecho preferido, ya sea por postura o porque les sale más leche, pero suelen vaciarlo por completo y el otro no.  El cuerpo ordena producir más leche cuando un pecho se ha vaciado; en consecuencia, comienza a verse uno más grande que el otro.  Lo extraño es que no notamos esta preferencia hasta que nuestros pechos la evidencian.  Como es algo nuevo para nosotras, nos asustamos y nos preocupamos, además de sentirnos avergonzadas cuando la asimetría es demasiado notoria.
La buena noticia es que no es nada malo.  Es netamente estético y es sumamente común.  ¡Tan común que incluso hay gráficas divertidas al respecto!

 

¿Qué podemos hacer?

  • Ofrecer siempre el pecho más pequeño primero y procurar que lo vacíe.
  • Si cuesta que lo tome, podemos cambiar de posición para intentar engañar al bebé (ej. balón de rugby).
  • Estimular con el extractor (después de los 3 meses del bebé y cuidando evitar sobreproducción).
  • Simplemente entregarse…  hay muchas mamás que amamantan siempre de un solo lado.

¿Volvemos a la normalidad?  Sí, pasado el destete la asimetría es prácticamente imperceptible.



Comments

Comentarios

Agregar un comentario

Top