Estás aquí
Home > AMAmantar > Obstrucciones – Identificación y manejo

Obstrucciones – Identificación y manejo

¿Alguna vez has sentido un área dura en tu pecho, como una pelotita muy dolorosa? Hablemos de las obstrucciones.

Qué es y cómo se siente

Las obstrucciones se producen en uno (o más) conductos galactóforos, los conductos por donde la leche se moviliza hacia el pezón. Inician por un desequilibrio bacteriano, lo cual produce el estrechamiento de los conductos y produce que la leche se estanque y no pueda fluir hacia afuera como normalmente lo hace. Vemos que sale muy poca leche de ese pecho, unas pocas gotitas o nada, el pecho se mantiene duro luego de la toma, no se logra vaciar; el bebé pudiera incluso rechazarlo, mostrando molestia y enojo.
A veces, se producen producto de algún elemento duro o postura que presiona el pecho y no deja que la leche fluya con facilidad (como un sostén muy apretado, el fierrito del sostén, alguna postura de muchas horas al dormir, por dar algunos ejemplos) o incluso debido a golpes (como un codazo en el pecho cuando te subes al Metro, por dar un ejemplo caricaturezco).

Tienden a confundirse con mastitis, y la verdad es que la definición de esta última a veces resulta bastante ambigua. Pueden presentarse en directa relación a la aparición de una perla de leche.
Se sienten como un bulto duro, el cual produce gran dolor y molestia, pudiera presentarse un leve enrojecimiento y calor en la zona. No debiera producir fiebre sobre los 38ºC.  A veces el malestar general (como si nos fuera a dar gripe) o incluso escalofríos son los que se perciben antes del bulto. Si la fiebre es más alta que lo referido, si se acompaña de malestar general y pecho enrojecido y caliente, entonces ya se está en frente de una mastitis.



Manejo y cuidados

Este tipo de cuadros requiere de tiempo para ceder.  Los conductos pueden quedar levemente resentidos luego de obstruirse y que se mantenga el dolor, cada vez más leve, por algunos días.  Aún así, poder hacer algunas cosas y evitar otras, para que la obstrucción ceda más pronto y no se agrave aún más.
No apliques calor (ni guatero, ni guatero de semillas, ni paños calientes), ya que el calor produce que la proliferación de bacterias aumente rápidamente.
No apliques frío, ya que lo que necesitas es que los conductos y la glándula estén dilatados lo más posible para que la leche logre salir poco a poco.  Si bien el frío puede aliviar, difícilmente ayudará a que la leche drene con facilidad.
– Intenta no utilizar extractor o sacaleches.  Debido a que las obstrucciones se producen en una zona específica del pecho, es mejor detenerse con atención en esa zona, intentar drenar la leche con los dedos y masajes con nuestras manos.  Los extractores producen una bajada de la leche completa en el pecho y no necesitamos eso, sino más que todo liberar la leche que quedó atrapada en una zona.
Masajea mucho tu pecho.  Puedes aplicarte un poco de aceite en los dedos (aceite comestible, vaselina, etc.) y con masajes de forma circular, ejerciendo leve presión intenta hacer movimientos de arrastre desde la base del pecho hacia el pezón, sobre todo en la zona afectada.  Idealmente haz esto cuando tu bebé esté mamando de ese pecho, si es que te es posible.
Orienta el mentón de tu bebé hacia la obstrucción. Sí, esto puede dar como resultado una postura bastante extraña, pero resulta de gran ayuda, puesto que es donde más fuerza de succión tiene tu bebé.  Puedes intentar diversas posturas hasta dar con la que sea más de ayuda según donde se localiza la obstrucción.  Te sugiero la postura de loba, pero puedes ver otras aquí.
Ducha.  El agua tibia de la ducha puede ser de gran ayuda.  Si puedes dejar a tu bebé al cuidado de alguien, toma una ducha, intenta relajarte y masajea de la manera antes explicada (ahora en lugar de aceite puedes usar un poquito de jabón).
Ofrece mucho ese pecho a tu bebé y si lo rechaza, permítele mamar de ahí cuando esté dormido.  Cuando los bebés duermen, gustan de satisfacer su necesidad de succión en el pecho y por lo general no rechazan el pecho obstruido.  Si puedes mantenerte mucho rato con tu bebé mamando de ahí, mucho mejor.  Puedes aprovechar de descansar a su lado durante toda la siesta o hacer que duerma en un portabebés y que mame permanentemente durante la siesta.
– Puedes tomar algún anti inflamatorio de venta libre para ayudarte un poco con el dolor.

Esperamos que esta información te sirva y sobre todo te sea de ayuda si se te presenta durante tu lactancia una obstrucción de conductos.

¡Lindas y desobstruídas lactancias para todas! ☺️

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

Agregar un comentario

Top