Estás aquí
Home > AMAmantar > Lactancia y estrés: ¿Mi leche se va a cortar?

Lactancia y estrés: ¿Mi leche se va a cortar?

Entre los muchos mitos que rondan a la lactancia materna, uno de los más difundidos y que causan gran ansiedad en las madres es la posibilidad que frente a la vivencia de una situación de estrés muy alto (miedo, angustia, tristeza, etc.), la producción de leche materna disminuya notoriamente o incluso se corte de forma abrupta y definitiva 😰

Nuestro cuerpo, como respuesta frente a un estímulo estresante que pudiera ser físico o emocional, libera adrenalina, noradrenalina y cortisol, hormonas que son antagonistas de la prolactina y oxitocina, lo cual produce un bloqueo temporal de la acción de estas últimas y, por ende, obstaculizan la lactancia sobre todo en cuanto a la función de eyección de leche materna.

Si una madre se encuentra en un momento de estrés y siente que su lactancia se ha dificultado, requerirá de contención, apoyo de sus cercanos y quizás de apartarse un momento para ir recuperando poco a poco la calma, trabajando sobre todo con la respiración; estímulos que le resulten relajantes y contenedores, como un té calientito, un gran abrazo, escuchar música, salir a caminar, o un baño tibio por ejemplo, podrían ser de ayuda. En cuanto a su lactancia, aún cuando la sensación de “no sale nada de leche” se mantenga, perseverar en poner al bebé al pecho varias veces al día con la convicción de que la producción no ha sido alterada, sino que la eyección se ha dificultado pero se revertirá pronto y todo volverá a la normalidad 😌

Si el caso corresponde a una madre que se siente viviendo un estrés permanente y sostenido o sabe que el agente estresor se mantendrá durante largo tiempo (como una separación, un duelo, una enfermedad, una dificultad económica o una crisis social) lo ideal es que además de continuar ofreciendo el pecho a su bebé muy frecuentemente, pudiese buscar ayuda profesional que pueda apoyarla en su situación, considerándolo como una vivencia delicada y que requiere de acompañamiento y ojo experto en caso de requerir algún tipo de abordaje específico. Esta madre necesitará mucho de un apoyo permanente por parte de su familia y cercanos, y de otorgarse espacios de autocuidado y conexión, que puedan a su vez fortalecerla y llevar a un positivo desenlace de la vivencia estresante.

Tu cuerpo es muy sabio y poderoso. Tus pechos están perfectamente diseñados. Tu bebé sabe hacer su trabajo. ¡Confía! 💪 Ningún evento estresante, ni puntual ni sostenido, pueden por sí solos cortar tu leche o disminuir tu producción. Respira, cree en ti y ¡a seguir!

Para profundizar acerca de la lactancia materna en situaciones adversas, te invito a leer más aquí.

¡Fuertes y bellas lactancias para todas! 🤱

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

Agregar un comentario

Top