Estás aquí
Home > AMAmantar > Lactancia más allá del año; ir por más.

Lactancia más allá del año; ir por más.

Antes de empezar, partamos ajustando algunos detalles: seguir amamantando a un bebé más allá del año es llamado comúnmente lactancia “prolongada” o “extendida”. El mismo concepto alude a continuar con algo que pareciera debió haber terminado ya, pero lo cierto es que nuestra lactancia no tiene fecha de caducidad y si no lo queremos así, no tiene por qué acabar en ninguna fecha predeterminada. Bajo esta perspectiva, la lactancia luego de la edad mínima recomendada de 6 meses, debiese llamarse  lactancia ininterrumpida, o mejor aún, ojalá pronto, lactancia a secas. ¡Así de simple! No olvidemos que el lenguaje constituye y construye realidad y la lactancia necesita urgentemente ser normalizada.

Las barreras y limitantes que nos encontramos son absolutamente culturales. Hay países en los que amamantar a niños sobre el año de edad es de lo más común, incluso, muy por sobre esa edad, mientras que en otros lugares del mundo resulta raro o incluso impensado. Lo cierto es que la leche materna sigue alimentando, sigue aportando un montón de nutrientes, sigue siendo un gran factor protector para la madre como para el hijo frente a muchas enfermedades importantes y por cierto, siempre sigue siendo leche.

Como ya debes saber, la edad mínima recomendada para mantener una lactancia exclusiva es de 6 meses, esto es, sin incluir ningún otro alimento, ni agu,a ni agüitas de ningún tipo. A partir de los 6 meses se comienza la introducción de alimentos a la dieta de tu bebé poco a poco, ya que comenzará a necesitar de nutrientes en cantidades que la leche materna no puede proporcionar (pero sí aportar en buena medida). La alimentación complementaria puede ser en sí misma un tema complejo y lento, otra razón más para seguir adelante con la lactancia y así saber que nuestra guagua continua en gran medida recibiendo lo que necesita para crecer y desarrollarse con salud.

IMG_4837

A continuación, citaré lo que estipula al respecto la Asociación Española de Pediatría (AEPED):

“La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses , resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca. Se ha visto que un bebé mayor de un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (a veces más, sobre todo durante períodos de enfermedad), además de una cantidad muy importante de vitaminas y minerales.

Por otro lado, los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de los beneficios inmunológicos de la leche materna, con una menor incidencia de infecciones para su edad que sus coetáneos que no son amamantados. Las ventajas de mantener más tiempo la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete. Se ha constatado una menor incidencia de ciertos tipos de cáncer (como la leucemia infantil, de enfermedades metabólicas y autoinmunes (como la diabetes tipo 1) y un mayor desarrollo intelectual a mayor tiempo y exclusividad de lactancia materna, efecto que permanece durante años y que incluso puede llevar a alcanzar un mayor nivel de estudios y de ingresos económicos en la vida adulta.

La duración de la lactancia materna también está implicada en un mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño. A mayor duración, se ha descrito una menor incidencia de maltrato infantil, una mejor relación con los padres en la adolescencia, una mayor percepción de cuidado y una mejor salud mental en la vida adulta. También se han observado beneficios emocionales en niños adoptados provenientes de un entorno difícil en los que se realizó lactancia inducida.

Por último, se han descrito numerosas ventajas para la madre que amamanta. A más tiempo total de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio.”

Quienes rechazan la lactancia más allá del año de vida deben ignorar todo lo anterior, porque de otra forma su actitud me parece inexplicable… Algunos simplemente no creen que sea correcto que un bebé de 2 años aún lacte, pero es solo un tema de prejuicio y falta de normalización. No hay nada incorrecto ni perjudicial en ello, muy por el contrario. Si cuentas con toda esta información probablemente te sientas más segura de que estás haciendo no solo algo que disfrutas, sino algo que además posee tremendos beneficios para ti y tu hijo/a, resultando más fácil pasar por alto comentarios desagradables y si las cosas dan para más, quizás entablar una discusión nutritiva y con bases seguras y firmes.

Así que ¡ya lo sabes! Si quieres seguir adelante con tu lactancia y tanto tú como tu guagua siguen disfrutando de esos momentos maravillosos, por favor, ¡sigue adelante! Solo te estás regalando tanto a ti como a tu guagua muchísimo amor y salud ❤️‍

¡Lindas, informadas y largas lactancias para todas! ?

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

Agregar un comentario

Top