Estás aquí
Home > AMAmantar > Lactancia y alcohol – ¿Incompatible?

Lactancia y alcohol – ¿Incompatible?

Ya están aquí las fiestas de fin de año y es especialmente en esta época cuando las madres lactantes, que antes de la gestación disfrutaban de un traguito de vez en cuando, se preguntan “¿podré?  ¿Un poquito, tal vez? ¿Cuánto poquito?”.
La verdad es que esto depende mucho de varios factores, entre ellos tu propia contextura, del tipo de alcohol y de la edad de tu guagua. Se recomienda no consumir alcohol durante la lactancia o limitar al máximo su consumo, pero es bueno que una madre lactante maneje ciertos tips, parámetros de tiempo y consideraciones para, si así lo quiere, poder beber de forma responsable, segura y sin culpa, con la tranquilidad de no producir daño a su bebé. Considera además que una guagua pequeña (hasta los 3 meses, aproximádamente) toma pecho muchas veces al día, por lo que de igual forma se recomienda la abstinencia total durante este período, pudiendo hacer pequeñas concesiones a medida que tu guagua crece.  No olvidemos que hasta los 6 meses la leche materna debe ser el único alimento para una guagua, sin otras comidas ni líquidos de ningún tipo.



Citaré información extraída de algunas fuentes serias que se pueden encontrar en la web.
La página de La Leche League menciona:

“Según Ruth Lawrence, en su libro “La Lactancia Materna: Guía para profesionales médicos”, el alcohol consumido pasa rápidamente a la leche materna, en un nivel igual o superior al de la sangre materna, pero también los niveles descienden rápidamente ya que el alcohol no se acumula en la mama.  Algunos estudios muestran que el alcohol inhibe la secreción de prolactina (hormona que interviene en la producción de leche) durante unas dos horas.  El nivel de alcohol en la leche es muy bajo, si bien el olor que toma la leche es muy fuerte, alcanzando el máximo entre los 30 y 60 minutos después de haber bebido.  El “Libro de Respuestas” menciona que los efectos del alcohol sobre un bebé amamantado están directamente relacionados con la cantidad de alcohol que consume la madre, y una cantidad pequeña a moderada de alcohol no ha mostrado ser causa de daño en el bebé.

Si una madre está pensando en dejar de amamantar porque bebe moderadamente, los estudios indican que las ventajas de la lactancia materna exceden ampliamente los riesgos de una bebida ocasional.
[…]
El Dr Carlos Beccar Varela, en su libro “Lactancia materna, guía profesional”, dice que las dosis de 0.5 gramos por kilo materno por día no causan problemas al bebé.  Dosis de 1 gramo por kilo y por día o más deprimen el reflejo de eyección (expulsión) de la leche y pueden causar coma alcohólico en el bebé.  Para más datos, la cerveza tiene 4 gramos de alcohol por 100 cc.  El vino tiene 12 grs por 100 cc y el whisky tiene 40 gr por 100 cc.

Por su parte e-lactancia.org, refiere:
El tiempo necesario a esperar a amamantar para que el alcohol ingerido de forma ocasional haya desaparecido de leche y sangre (Ho 2001) depende del peso de la madre (a menos peso, más tiempo) y de la cantidad de alcohol consumido (a más alcohol, más tiempo). Evitar dar pecho hasta después de dos horas y media por cada 10 -12 g de alcohol consumidos: un tercio (330 ml), de cerveza 4,5%, un vaso de 120 ml de vino 12% o una copa de 30-40 ml de licor de 40-50%). Tiempos orientativos a esperar para mujeres de unos 60 kg de peso: un vaso de vino: 2,5 horas, dos tercios de cerveza: 5 horas, tres copas de licor: 7,5 horas, etc“.

 

Algunos tips

Ten presente que el alcohol alcanza su nivel máximo en la sangre (y por ende en la leche materna) entre los 30 y 60 minutos luego de haber consumido alcohol, por lo que una buena idea es amamantar a tu guagua y beber apenas finalice la toma, dejando así la mayor cantidad de tiempo de holgura entre sta y la próxima toma, considerando que a lo menos deben pasar unas 3 horas, habiendo bebido un tercio de cerveza regular o una copa de vino.  Los destilados (como el ron, pisco, vodka, whisky, etc.) son siempre más problemáticos.  Su grado alcohólico es mayor y deberás dejar pasar muchas más horas, por lo que ese tipo de licores es mejor dejarlos para más adelante.

JGI/Jamie Grill/Blend Images/Getty Images

Si es una ocasión especial y no quieres dejar pasar la oportunidad de beber ese trago que extrañas y te gusta tanto, puedes tomar la precaución y realizar una extracción ese mismo día, horas antes, para así tener un poco de leche extraída fresca S.O.S por si tu bebé despierta o pide pecho antes de lo que pensaste y las horas que debían pasar hasta poder ofrecer el pecho aún no son suficientes.

Dejando pasar la cantidad de horas necesarias, no es necesario extraer leche y desecharla puesto que, tal como pudiste leer más arriba, el alcohol no se acumula en la mama.

Esperamos que esta información te sea útil y que pases unas lindas y muy disfrutadas fiestas.
¡Feliz Navidad, feliz Año Nuevo y muy feliz lactancia! ?? ❤️

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

Agregar un comentario

Top