Estás aquí
Home > AMAmantar > La lactancia como punto de partida

La lactancia como punto de partida

Para amamantar, lo primero es querer y lo segundo es creer. Así de simple. Querer amamantar a esa cría que gestamos desde nuestro propio cuerpo y creer que esto es perfectamente posible.

La realidad es que son muy raros los casos en que esto no es posible y no al contrario, como nos ha hecho creer la sociedad, las miles de historias poco alentadoras de tantas mujeres y los comentarios de la vecina del frente.  Tristemente, las lactancias fracasan con facilidad.  Son casi tan delicadas como nuestro pequeño recién nacido, sobre todo al comienzo, cuando inician.

Fracasan por falta de información, por miedo, por mala asesoría, por intervenciones médicas desactualizadas, por mitos, por consejos a veces bien intencionados pero nefastos.  A veces, son incluso saboteadas por nosotras mismas, como una profecía autocumplida.
Alguna lectora en este momento pudiera estar indignada pensando “Esto no es cierto, no todas tenemos leche, a mí nunca me salió/a mí me duró con suerte 1 mes/mi guagua siempre quedó con hambre solo con mi leche así que tuve que darle relleno”.  No, no quiero que sientas que esta publicación es una agresión hacia quienes por una u otra razón no amamantaron a sus hijos; amamantar no nos hace más ni mejores mamás, no se trata de eso.  Pero seguramente las cosas respecto de la lactancia no son como imaginabas y siempre que se habla de lactancias que no fueron habrá un corazón que sale herido.

La intención de esta columna es abrir la puerta a la desmitificación, es devolver la esperanza a las gestantes que dudan desde ya de su propia capacidad para alimentar a sus hijos, es decirle a esa mamá que gesta a su segundo hijo que ahora sí, que puede no cometer los errores de lactancia que cometió (sin querer y sin saber) con el primero, es esperar que una mujer que aún no es madre no repita las historias que ha escuchado y mal aconseje a su hermana o amiga recién parida.  Es también una invitación a informarnos, ya que en el camino del amamantar nos encontraremos con muchos obstáculos y cuestionamientos, incluso provenientes de profesionales médicos desactualizados que pondrán en jaque nuestra lactancia o la debilitarán hasta que se extinga poco a poco.

¿Qué otra mamífera se preguntará si podrá amamantar a su cría?  ¿Que otra mamífera pensará “Ojalá tenga leche y no me pase lo que le pasó a mi prima”?  Somos la única especie que duda de su propio cuerpo y de su capacidad de alimentar a su cría.  Las hembras tienen a sus crías y se disponen a amamantarlas, sin peros, sin dudas y la leche simplemente fluye.  Las historias desafortunadas, los mitos y la desinformación, los cuales llevan tanto tiempo arraigados y dominando en la lactancia han hecho que este tema se desnaturalice y que una mujer que ha podido amamantar con éxito y sin mayores contratiempos a sus hijos sea un caso raro.

Lo que quiero dejar en claro desde ya en esta, mi publicación inaugural, es que podemos. Podemos amamantar a nuestros hijos si queremos.  Nuestro cuerpo está diseñado para hacerlo, sabe hacerlo. Somos nosotros quienes hemos insistido en ponerlo en duda.

* En la próxima publicación me adentraré en el lado oscuro de la lactancia, el de los antes nombrados miedos, mitos, malos consejos e información errada.  Quizás ahí podrás identificar que cosas que sucedieron o llegaron a tus oídos y en que medida pudieron afectar tu lactancia.

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga. Asesora de lactancia <a href="http://www.edulacta.com/">Edulacta</a>. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. Amamantando felizmente “hasta que las velas no ardan”.

8 thoughts on “La lactancia como punto de partida

  1. Me encanta!!! Estoy justamente en este proceso… Casi llevó un mes… Ha sido y es difícil… Pero estoy con toda la disposición física y mental confiando en que mi cuerpo podrá darle a mi hija lo que necesita…. Sobre todo decretando con amor que así será! Gracias x tu artículo!

    1. Hola María Victoria!
      Que gusto saber que pasaste por aquí y te gustó la columna.
      Vamos con todo!! No dejes ni por un sengundo de confiar en tu cuerpo y en tu leche. PUEDES!!
      Por favor, si tienes alguna duda, no dejes de referírmela 😉 jael@breastfeeding.cl

  2. Toda la verdad !! Es muy cierto como las historias de otras mamá que no amamantaron a sus bebés por diferentes razones van cultivando miedos e inseguridades. .. por lo menos en mi caso ! Besitos Jael pública más !! ☺

    1. Muchas gracias linda!! Claro que seguiré publicando! 🙂
      Me interesa mucho que mujeres que aún no han sido madres lleguen limpiecitas de dudas y mitos a sus lactancias así como que puedan aconsejar y apoyar a mujeres que ya se encuentran en esa etapa con información actualizada y veraz.
      Gracias por comentar!! :*

  3. Me encantó tu columna… Tambien amo la lactancia materna y la crianza en brazos, trabajo en salud y me parte el corazon cada vez que llega una mamá con un cuaderno de control estampado como un decreto ” LM cada 4 hrs” y con un nivel de ansiedad terrible y dudando de su capacidad de amamantar a su hij@. Es teeeerrible, falta tanta información sobre el tema ?
    Saludos

    1. Así es Leyla, FALTA TANTO!!
      Pero que casos como ese que describes no sirva para desesperarnos, sino para motivarnos e impulsarnos a no descansar hasta que cada vez más mamás que quieran amamantar tengan la información y apoyo para hacerlo!
      Abrazos!!

  4. Hola Jael, me encanta tu columna, yo soy madre de un bebé de 7 meses y tuve que ser fuerte ante todos los comentarios sobre mi futura maternidad, sobre mi leche, sobre mi cuerpo…tantos jaquecosos consejos …que durante mi embarazo cambie mi lectura y me informé a conciencia sobre la lactancia,parto y demás…llegar sin dudas y confiando en mi cuerpo fue fundamental…ahora disfrutamos mucho mi bebé y yo con la lactancia y mi pareja tb es feliz porque nos informamos y descubrimos juntos la manera en la que queremos criar a nuestro hijo.
    Gracias a personas cómo tu, y tb la curiosidad de las madres se hace posible una buena lactancia.

    1. Hola Camila,
      Muchas gracias por tu comentario! No sabes lo que me alegró leer que gracias a la información que obtuviste buscando por tu cuenta lograste empoderarte lo necesario y hoy disfrutas de una lactancia feliz. Es tan difícil salir victoriosa e ilesa de tantos consejos, comentarios e indicaciones… Pero lo lograste!! Ojalá pudieras comentar tu experiencia con muchas mamás en tu camino, ya que siempre escuchamos historias oscuras y tristes sobre lactancias dolorosas, cortas o inexistentes, y pucha que es necesario escuchar historias de éxito, de logro, de superación y felicidad para que muchas sepan que PODEMOS!!
      Un beso, gracias por pasarte y comentar! 🙂

Agregar un comentario

Top