Estás aquí
Home > AMAmantar > Crisis de los 8-9 meses

Crisis de los 8-9 meses

Esta crisis es particularmente larga y difícil, puesto que tiene que ver más que todo con la maduración emocional y cognitiva de tu guagua.  En esta etapa tu guagua se está enterando de que su mamá es una persona diferente, separada.  Antes de esto, sentía “yo y mi mamá somos una misma persona”, pero ahora que comienza a percatarse que su mamá puede irse (¡al baño! pero tu guagua cree que a un lugar desconocido y para siempre) siente gran confusión y una tremenda angustia por no tener el control de ello: Esta es la crisis de ansiedad por separación.

Tu guagua comenzará a pedir pecho mucho más seguido.  Hasta hace poco lograba quedarse en calma jugando con sus juguetes o mirando al perro y riendo, momento en el que tú aprovechabas de preparar tu desayuno o vestirte, ahora rompe en llanto como si el mundo se fuera a acabar apenas te pierde de vista.  Es una situación bastante estresante y el momento perfecto para que caigan como lluvia comentarios del tipo “es culpa de la teta, mira lo dependiente que está tu guagua, no aguanta ni un segundo sin ti”.  Y claro: un clásico es culpar de todos los males de este mundo a la teta.



NO.  Tu guagua no es “dependiente por culpa de la teta”.  Las crías SON dependientes por definición.  Si tu guagua pudiera valerse sola, sería capaz de caminar y comer por sí sola a los pocos minutos u horas de nacer, tal como lo hacen los bebés de las jirafas, caballos y ciervos.  Tu guagua en cambio nace muy inmadura, necesita 100% de los cuidados de un adulto, de que alguien lo abrigue, lo alimente, lo tome en brazos, lo ayude a dormir, le entregue seguridad.  El sentir esta enorme demanda puede hacerte sentir que lo has hecho mal, que “lo has tomado mucho en brazos y se acostumbró” y otras tantas cosas que se dicen desde la más completa ignorancia y desde un adultocentrismo aplastante.

Tu guagua, al igual que ha sido desde que lo gestabas, te necesita.  Antes te necesitó para formarse en tu útero y nacer.  Te ha necesitado para muchísimas cosas y ahora, te necesita para entender el mundo, para que le hagas sentir que está a salvo y que es querido/a.  Y la mejor forma de demostrarle todo eso es con amor, abrazos, besos y claro, mucho mucho acceso a tu cuerpo y a su amado pecho.

Esta crisis además de ser muy agotadora de día, lo es también de noche: tienden a despertar más veces por la misma razón (necesitan verificar que está su mamá ahí todo el tiempo), despiertan llorando con gran angustia y se calman pronto al mamar.  ¡Está todo ok!  Es lo esperable y es lo que necesita su cerebro para entender que todo va a estar bien.  Si te sientes demasiado agotada intenta pedir ayuda a tu pareja o a quien puedas acudir para descansar un poco y para poder hacer tus cosas durante el día.  Como todas las etapas, esta también acabará. Respira… ¡y a seguir! ?

~Volver al post inicial sobre crisis de crecimiento aquí

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

3 thoughts on “Crisis de los 8-9 meses

    1. Hola Francisca!
      Si, normal. Todos los brotes de crecimiento son en una fecha aproximada y de duración aproximada también. En especial esta, que es de crecimiento y desarrollo emocional más que de lactancia, puede variar mucho.
      Ánimo!!

  1. Gracias amiga me da un suspiro saber la información necesaria para tener paciencia, es agotador, pero a la vez es indescriptible lo maravilloso que es ser mamá.

Agregar un comentario

Top