Estás aquí
Home > AMAmantar > Crisis de los 17 – 20 días

Crisis de los 17 – 20 días

Al entrar en la tercera semana de vida, tu guagua entrará en su primer brote de crecimiento.  Hasta ahora tu guagua mostraba ya tener cierto ritmo de sueño y de hambre y en esta etapa cambiará:

  • Demanda muchísimo estar al pecho, casi sin pausas.
  • Llora con desesperación si lo desacoplas del pecho (sí, incluso cuando nada más quieres ir rápidamente al baño).
  • Devuelven leche repetidamente, “se rebalsan”, pero aún así quieren seguir al pecho.


En esta crisis muchas madres sienten que no tienen leche suficiente (algunas incluso llegan a creer que aún producen nada más que calostro) y que su guagua no queda satisfecha y sucumben al relleno por esta misma razón.  No es necesario y de hecho es perjudicial, ya que hacer eso iría en contra de lo que naturalmente busca esta crisis: que tú produzcas más leche puesto que tu guagua se va a pegar un buen estirón.  Necesita pegarse al pecho e incrementar mucho su demanda, lo cual toma algunos días (2-3 días).

Luego de superada la crisis, todo volverá a la calma: tu producción habrá aumentado y tu guagua volverá a comportarse como un bebé en calma y feliz en el pecho de su madre.

~Volver al post inicial sobre crisis de crecimiento aquí.

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga Perinatal, Asesora de lactancia materna Edulacta. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. La lactancia de 3 años y 5 meses de mi hija como uno de los caminos más lindos que he recorrido.

2 thoughts on “Crisis de los 17 – 20 días

  1. Muchas gracias, muy útil el artículo. Mi bebé de 25 días lleva como una semana así, es normal? O tengo que consultar con el pediatra? Ya estoy tirando la esponja y pensando que sí necesita fórmula…

    1. Hola Paty,
      Es absolutamente normal. Lo que menos hay que hacer frente a las crisis es insegurizarse y dar relleno, puesto que ahí ocurre justo lo contrario a lo que dabiamente la crusis pretende solucionar de manera natural: cuando los bebés se comportan así, aumentan tanto su demanda, se agarran y sueltan, esas tomas caóticas estimulan mucho el pecho y por ende la producción aumenta. Si les damos relleno hacemos lo contrario, el pecho se estimula menos y la producción no aumenta si no que en el mejor de los casos se mantiene, aunqe por lo general va bajando poco a poco hasta producirse un desequilibrio importante entre los requerimientos del bebé y nuestra producción.
      Sigue adelante con puro pecho, confía en tu guagua, confía en tu cuerpo!

Agregar un comentario

Top