Estás aquí
Home > AMAmantar > Confusión tetina/pezón

Confusión tetina/pezón

Un bebé viene naturalmente diseñado para acoplarse al pecho de su madre; todo su instinto de vida lo lleva a buscar el pezón y a mamar, pero en su camino puede encontrarse con intervenciones que obstaculicen tanto este cometido, que lleguen realmente dificultarlo. La confusión tetina/pezón es un fenómeno más común de lo que nos gustaría, y se produce cuando una guagua comienza a preferir la mamadera por sobre el pecho o lisa y llanamente comienza a rechazar el pecho por completo.



Hay que saber que si esto sucedió es por que alguien le dio a conocer a ese bebé que existían las mamaderas y los tetes. Es muy importante evitar todo lo posible que el bebé tenga contacto con tetes y tetinas antes del establecimiento o consolidación de la lactancia materna, lo cual se logra cerca de los 2 meses luego de nacer. La mamadera cambia el patrón de succión del bebé. Tomar del pecho es absolutamente diferente que tomar de una mamadera, funcionan diferente y requieren de diferente energía: Si tu guagua está en contacto con mamadera pudiera comenzar a preferirla por que la leche sale rápido y sin mayor esfuerzo. Mamar requiere de coordinación, energía y a veces de un poquito de paciencia hasta que la leche comienza a salir. Una guagua que se ha confundido comienza a relacionar alimento y calma con el tete plástico, ya no con piel, se desespera y rechaza con rabia el recibir en su boca algo (el pezón de su madre) que no sea la tetina que espera. El tete también facilita este tipo de confusión, por lo que a lo menos los primeros 2 meses de vida de tu guagua ojalá pudieras evitarlo.

Sumado a lo anterior, el que un bebé se alimente frecuentemente desde una mamadera perjudica de manera importante un correcto acople al pecho, lo que pudiera ocasionar dolor para amamantar, grietas y otras complicaciones en relación a un acople mal logrado.

¿Que hacer?

  • Evitar todo lo posible que el bebé siga teniendo contacto con tetes y tetinas, ya que la idea es que deje de relacionar eso con alimentación y vuelva a relacionar la piel y el pecho de su madre, lo cual a veces no es una tarea simple, pero con convicción, amor y paciencia, se puede lograr. A partir de ahora, si urge dejarle leche por que no podrás estar para ofrecerle el pecho, esa leche es mejor que sea administrada con un vasito pequeño, una cuchara o incluso una jeringa sin aguja. Parece extraño, pero los bebés logran tomar muy bien la leche de esas maneras, es algo lento, pero funciona bastante mejor de lo que imaginas.
  • Ofrece muy seguido el pecho, pero sin obligar. Ofrécelo sobre todo cuando tu guagua se está durmiendo o está despertando. Cuando están somnolientos por lo general no se fijan y maman mejor a pesar de la confusión de base. Cada vez que puedas permítele a tu hijo estar en contacto con tu piel y con tus pechos, ya que la idea es que pueda re-conocerlos y reconectarse con su instinto para que mame.
  • Si te parece que luego de varios días de intentarlo más que avanzar parece que retroceden, quizás sería momento de pensar en que lo que en realidad necesitan es relactar (pronto información al respecto!)

¿Te fue de ayuda esta información? ¡Esperamos que sí!

¡Lindas y exitosas lactancias para todas, libres de confusiones! ?

Comments

Comentarios

Jael Bitran A.
Mamá de Renata. Vegetariana hace 16 años. Psicóloga. Asesora de lactancia <a href="http://www.edulacta.com/">Edulacta</a>. Amante de las manualidades, la lluvia, la naturaleza y el chocolate. Tremendamente apasionada por los procesos de gestación, parto, lactancia y crianza. Enemiga acérrima de la violencia obstétrica y los mitos sobre crianza y lactancia. Amamantando felizmente “hasta que las velas no ardan”.

Agregar un comentario

Top