Estás aquí
Home > AMAmantar > Alergias alimentarias en lactancia materna

Alergias alimentarias en lactancia materna

Las alergias alimentarias se producen por la respuesta inmunológica del organismo frente a un alimento.  Las manifestaciones clínicas pueden afectar al tracto gastrointestinal (diarrea, mucosidad en las heces, heces con sangre), respiratorio (asma bronquial, congestión nasal, rinorrea y estornudos(5) ) y/o piel (dermatitis atípica, urticaria, prutrito(6) ) principalmente, más comúnmente con manifestaciones gastrointestinales en lactantes y niños menores.

Las alergias alimentarias ocurren en alrededor del 2-6% de los niños y se ha visto internacionalmente que van en aumento(1).  Aún no se tiene certeza respecto a estos índices en alza, si es porque se está diagnosticando mucho más rápido que antes o si es producto del mismo tipo de alimentación que estamos llevando.

Hasta hace no muchos años se veía de forma muy poco frecuente a lactantes y niños alérgicos alimentarios.  Últimamente podemos ver con cada vez más frecuencia a lactantes con diagnóstico de alergia a la proteína de leche de vaca (APVL) y alergia alimentaria múltiple (AAM).   Algunos de los alérgenos alimentarios más frecuentes en niños son:

  • huevo
  • proteína de leche de vaca
  • soya
  • maní
  • nueces
  • trigo
  • pescados y mariscos.

Los factores de riesgo principales para desarrollar alergias a alimentos son la historia familiar de atopia y la presencia en el lactante personal de alergias, en particular la dermatitis atópica.

Fotografía: http://www.eldiariodetucuman.com

Las alergias alimentarias se producen por una reacción a una de las proteínas presentes en los distintos alimentos.  En lactantes, existen barreras anatómicas y funcionales como las enzimáticas, acidez gástrica y glicocálix y barreras inmunológicas (IgA secretora), las cuales se encuentran inmaduras en su desarrollo.  Esto produce que el antígeno alimentario pueda pasar al torrente sanguíneo, por consiguiente producir una reacción alérgica a los alimentos debido a su poca tolerancia en el sistema inmune, quien debe discriminar entre un patógeno y un alimento.  Por este motivo, las alergias alimentarias se desarrollan con más frecuencia en lactantes que en adultos.



Las respuestas inmunológicas a antígenos alimentarios las podemos clasificar en dos: las mediadas por IgE, las cuales presentan un desarrollo rápido de síntomas (menos de 2 horas) y en su respuesta más severa podemos encontrar la anafilaxia y las no mediadas por IgE (mediadas por células), las cuales presentan una reacción tardía que puede ir desde horas a días después de ingerir el alérgeno alimentario.

La leche materna contiene una mínima cantidad de alérgenos (2,3), por otra parte, en los lactantes alimentados con lactancia materna exclusiva se ha visto un desarrollo del mecanismo adaptativo inmunológico por medio de la microflora intestinal y de la IgA intestinal (4). Por otra parte, la lactancia materna exclusiva (LME), hasta los 6 meses, se ha demostrado como un factor en la prevención primaria en alergias alimentarias (1).

Debido a que es cada vez más frecuente encontrarnos con lactantes alérgicos alimentarios, tanto APVL como AAM, es de suma importancia el saber que podemos seguir amamantándolos. Las proteínas alimentarias, que como se mencionó antes son las que producen la respuesta alérgica, se traspasan a la leche materna y por consiguiente producen la reacción alérgica.  Para poder seguir amamantando, la madre debe realizar una dieta de exclusión, en la cual debe eliminar de su dieta el alimento que se detectó como causante de la reacción.

Los innumerables beneficios de la leche materna como ser una alimentación perfectamente adaptada a las necesidades del lactante, como también la entrega de protección, apego, vinculo, entre otras bondades, nos hace poner énfasis en que es el mejor alimento que el lactante puede recibir, además de poder ahorrarnos los altos precios de las fórmulas aptas para alergias alimentarias.

 

Bibliografía

  1. Boyce JA, Assa’ad A, Burks AW, Jones SM, Sampson HA, Wood RA, et al. Guidelines for the diagnosis and management of food allergy in the United States: report of the NIAID-sponso- red expert panel. J Allergy Clin Immunol 2010; 126:S1-58
  2. Monti G, Castagno E, Liguori SA, Lupica MM, Tarasco V, Viola S, et al. Food protein-induced enterocolitis syndrome by cow’s milk proteins passed through breast milk. J Allergy Clin Im- munol 2011; 127:679-80.
  3. Host A, Husby S, Osterballe O. A prospective study of cow’s milk allergy in exclusively breast- fed infants. Incidence, pathogenetic role of early inadvertent exposure to cow’s milk for- mula, and characterization of bovine milk protein in human milk. Acta Paediatr Scand 1988; 77:663-70.
  4. Jarvinen KM, Laine ST, Jarvenpaa AL, Suomalainen HK. Does low IgA in human milk predispose the infant to development of cow’s milk allergy? Pediatr Res 2000; 48:457-62.
  5. Dra Marianela García S. Respiratory symptoms associated with food allergy. Neumol Pediatr 2018; 13 (2): 61-64
  6. Comité Nacional de Alergia. Food allergy in children: recommendations for diagnosis and treatment. Arch Argent Pediatr 2018;116 Supl 1:S1-S19

Comments

Comentarios

One thought on “Alergias alimentarias en lactancia materna

Agregar un comentario

Top